El más grande y longevo ser vivo del mundo vive en Formentera.
Cliente:
Consell Insular de Formentera
Año:
2021
Area:
Biodiversidad
Alianzas:
  • Tourism Data Driven Solutions (TDDS)
  • Laura Abad Torrent

Servicios:

  • Concepto
  • Campaña
  • Dirección creativa
  • Dirección de arte
  • Redacción

La posidonia oceánica es una planta submarina endémica del mar Mediterráneo que no crece en ningún otro lugar del mundo. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, forma grandes praderas que sirven como hábitat natural a gran número y variedad de especies. Un ejemplar de posidonia localizado en Formentera tiene 8 km de extensión y 100.000 años de edad, lo que le convierte en el ser vivo más grande y longevo del planeta.

Su aportación a la conservación y equilibrio del medio ambiente es inmensa y solo comparable a la de la selva amazónica, ya que retiene grandes cantidades de CO2. La posidonia alberga vida, oxigena el agua, evita la erosión de las playas y además, filtra las partículas en suspensión del agua, gracias a lo cual el mar de Formentera es cristalino y tiene ese color azul turquesa tan especial.

El Consell Insular de Formentera es plenamente consciente de que el destino de la posidonia y el del turismo están estrechamente ligados. Por eso es importante desarrollar y promover un modelo turístico sostenible que proteja los recursos naturales de la isla y ayude a preservar la posidonia a través de la concienciación. También es vital lanzar un plan de acción para recaudar fondos que vayan destinados exclusivamente a la conservación de la planta. Con estos objetivos nace en 2017 Save Posidonia Project y el Foro Save Posidonia Project, que reúne cada año a especialistas, científicas y científicos, administración, sector empresarial y representantes de la política en busca de nuevas propuestas y soluciones que trabajen en esa dirección.    

Nuestra campaña persigue varios objetivos estratégicos: conseguir la máxima difusión del proyecto posicionándolo como el más importante que se realiza para la posidonia; educar en la importancia de su conservación para los ecosistemas, su gran variedad de beneficios y sus amenazas; afianzar un objetivo común, sentimiento de orgullo y pertenencia a una misma lucha por su protección; comunicar la necesidad de apadrinar metros cuadrados de posidonia.

En esta ocasión formamos una alianza con Tourism Data Driven Solutions (TDDS), empresa especializada en soluciones tecnológicas y sostenibilidad enfocada en el sector turístico, y encargada de organizar el Foro Save Posidonia Project. La comunicación de Save Posidonia Project debía alinearse con la estrategia de comunicación de turismo para comunicar Formentera como destino vacacional, pero en perfecta armonía con el respeto a la posidonia. La economía de la isla depende del turismo, el turismo depende de las playas y éstas, de la posidonia. Así se cierra este particular ecosistema: salvar la posidonia es salvar el turismo.

Esta conclusión confirma que el secreto del éxito turístico en Formentera es la posidonia, lo que nos llevó a  construir el concepto a partir de esa idea. Que Formentera es un paraíso que atrae a miles de visitantes cada año no es ningún secreto para nadie, sin embargo, sí lo es para la mayoría, el hecho de que la posidonia sea la responsable de que la isla cuente con playas hermosas, aguas limpias y una buena salud ecológica. La mejor forma de conservar este gran secreto es descubriéndoselo a todo el mundo.

Estratégicamente nos pareció tan apropiado como bonito pedir a personas de Formentera que se participasen en la campaña. Con ayuda de nuestra fotógrafa colaboradora Laura Abad Torrent, localizamos a gente muy apreciada del lugar relacionada con el turismo, la hostelería, la pesca, el submarinismo, vecinas y vecinos, para que formaran parte de ella poniendo su imagen en apoyo a la conservación de la posidonia. Además tuvimos la suerte de contar con Manu San Félix, biólogo marino y explorador de National Geographic. La participación de estas personas aportó realidad y espontaneidad al relato, dando mayor sentido al concepto ya que es su voz la que emite el mensaje y lo acerca a un planteamiento de movilización social que pide apoyo a través del apadrinamiento de m2 de posidonia, tanto del público local, como del visitante. Precisamente, utilizamos la imagen de la planta para hacer visible ese secreto que se comparte de una persona a otra. Vemos las hojas en sus distintas gamas de verde como un símbolo sonoro, como el mensaje que se difunde, como el secreto que se cuenta. 

Todo esto se aplicó en piezas gráficas para diferentes formatos, con un plan de medios online y offline. Hicimos una campaña exterior con OPIS, marquesinas y banderolas repartidas por toda la isla, tanto para el proyecto en sí, como para la comunicación del Foro Save Posidonia Project. Incluso diseñamos unas pegatinas que se colocaron en todos los establecimientos públicos de Formentera para concienciar sobre el uso responsable del agua potable.

De padres a hijas, de abuelas a nietos, de los ciudadanos y ciudadanas a sus gobernantes, de las y los formenterenses a sus visitantes… esta campaña debe contribuir a que su gran secreto sea descubierto, respetado y conservado por todo el mundo, porque solo de esa manera, el destino de Formentera seguirá unido al de la posidonia para bien de las generaciones futuras.