El nacimiento de una palabra es un hecho único y hace 70 años el mundo fue testigo de ello.
Cliente:
ACNUR y Comité español de ACNUR
Año:
2021
Area:
Refugiados
Alianzas:
  • Ciertas Producciones
  • MCNULTY

Servicios:

  • Concepto
  • Evento
  • Campaña
  • Dirección creativa
  • Dirección de arte
  • Redacción

Se cumplen 70 años del nacimiento de ACNUR y su trabajo sigue siendo crucial para la protección de millones de personas que se ven forzadas a huir de los conflictos y la persecución en busca de refugio. 70 años dedicados a defender la vida de millones de personas refugiadas y desplazadas en todos los rincones del planeta. Siete décadas dedicando su existencia a defender la de los demás. Pero es inevitable tener la sensación de que esta es una incómoda efeméride de difícil celebración, ya que la labor de la organización lamentablemente a día de hoy, es más necesaria que nunca.

Viernes asumió la responsabilidad de llevar a cabo el encargo de contarlo, planteando diferentes acciones de comunicación que pusieran el foco en la esencia de su mandato, apoyadas en un concepto rotundo pero sutil, con amplitud de ejecución, que abrazase tanto la historia y los logros de la organización, como las historias de las personas refugiadas.

ACNUR cumple 70 años de vidas, las de millones de personas que durante todo este tiempo se han sentido protegidas y arropadas.

El trabajo comprendía la conmemoración del 70 aniversario de ACNUR y la celebración del Día Mundial del Refugiado. Desde el principio, la propuesta nos fue llevando hacia un planteamiento artístico con ideas que encontraban en la poesía, el vehículo perfecto para llegar a la audiencia e involucrarla de una manera menos marketiniana, implicando también con su participación a representantes de la organización y políticos. Quizá por eso la campaña respira otro tipo de activismo. Quizá por eso, ha sido más participativa, involucrándose oficinas de ACNUR de otros países, socias, socios y gente de todo el mundo. Y no era para menos, solo se cumplen 70 años de vidas una vez en la vida.

La conmemoración del #DíadelRefugiado fue concebida como un evento poético y salió adelante fruto del trabajo conjunto del equipo de Acnur, ECA y Viernes, que se hizo realidad en la Casa Árabe de Madrid. Conceptualmente nos basamos en el nacimiento de la palabra refugiado para utilizarlo como hilo conductor de un emotivo acto que puso atención en las palabras, a través de versos y referencias literarias, girando en torno a los significados del refugio, el desarraigo, la acogida y conceptos como el principio de dar cobijo o el derecho de protección en las diferentes culturas y religiones.

Cuidando el diseño del espacio, poniendo cariño en cada aspecto relacionado con la producción y la coordinación y apostando por la calidad artística en el contenido. Así creamos una pieza escénica adhoc ideada por Ksenia Guinea y con paisaje sonoro de César Barco Manrique; contamos con los testimonios directos, valiosos y sinceros de personas como el poeta Muhsin Al-Ramli; y disfrutamos del talento del violinista venezolano Zabdiel Hernández. Dejamos que la poesía se adueñara de la atmósfera y abriendo un espacio en este marco para la intervención de Sophie Muller, máxima representante de ACNUR en España, y para los representantes del gobierno: Jesús Javier Perea, Secretario de Estado de Migraciones, a Dña. Isabel Goicoechea, Subsecretaria del Ministerio del Interior y a Cristina Gallach, de la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe del Gobierno de España.


Este acercamiento permitió generar un clímax muy especial, íntimo y emocional en el evento. Un ambiente necesario para alcanzar uno de los objetivos del evento, el deconmover a los asistentes y políticos que intervinieron. Había que aprovechar la presencia de representantes institucionales y tomadores de decisiones políticas para removerles y que se llevaran un bello recuerdo en la mente y el corazón hasta sus despachos.

Universal Poem es un proyecto poético con el que colaboramos estrechamente y a través del cual se está creando el primer poema escrito verso a verso por toda la humanidad. Decidimos sumarlo a la campaña porque conceptualmente encajaba a la perfección y podíamos aprovechar una plataforma ya existente para nuestros objetivos de comunicación mediante una acción participativa. Durante 47 días se convocó a través de mailing y redes sociales para que la gente escribiera versos que tuvieran como epicentro la palabra refugiado y las referencias a las vidas de las personas refugiadas, aprovechando la red de instituciones colaboradoras del proyecto. 


Con ella hemos recogido voces de todo el mundo, construyendo un diálogo entre quienes tenían mucho que contar sobre su experiencia y quienes querían expresar sus ideas y sentimientos al respecto. Versos escritos en todas las lenguas a través de twitter, con hashtag #VersosACNUR, mediante sms gratuitos y desde la misma plataforma web universalpoem.com. La campaña recogió una enorme cantidad de versos, así que las personas refugiadas ya tienen su propio poema, un poema compuesto por 1.246 versos.

Planteamos una campaña gráfica llena de color que potencia la multiplicidad de las razas y celebra la vida jugando a combinar imágenes del staff de ACNUR y personas refugiadas con elementos gráficos de trazo manual. Gráficos a los que, también, se dio vida en piezas de motion graphics.


La campaña es un grito de alegría y positivismo que pretende poner un poco de luz a estos tiempos oscuros en los que el trabajo de ACNUR resulta tan importante. Este ejercicio nos permitió además, poder tocar todos los aspectos del mandato de la organización, mostrando los campos en los que inciden, los países donde trabajan, la manera en la que ayudan y proporcionan refugio y datos relevantes de todo esto para hacérselos llegar al gran público.

Otra de las propuestas que completan la campaña es una sencilla acción digital en la que jugamos con el ritual tan común en los cumpleaños de soplar las velas y pedir un deseo. Un deseo que se pide en silencio, en secreto, cerrando los ojos, pensando en él y soplando la vela para que se cumpla. Aprovechando el momento de fin de año, compartimos en redes sociales una imagen y un vídeo casero creado para la ocasión con personas del equipo de Acnur, animando con el ejemplo a pedir un deseo por todas las personas desplazadas y soplar una vela. Por un año en el que el derecho a pedir asilo y disfrutar de él se respete en todas las fronteras y rincones del planeta.

ACNUR cumple 70 años de vidas cuando inicialmente se creó para asumir un mandato de tan solo 3. Pero desde entonces cumplir años ha sido lo de menos. Lo que han hecho y seguirán haciendo mientras sea necesario, es cumplir con millones de personas en todo el mundo que, por desgracia, aún siguen necesitando refugio y protección. Mientras eso suceda, larga vida a ACNUR.